martes, 6 de septiembre de 2016

Histeria colectiva y estampida humana


Estamos aterrados, tantos atentados vividos, tanta alerta máxima, tanta desgracia, al final todo nos pasa factura.
Estamos en un momento crítico, y las falsas alarmas sobre atentados o los errores humanos y colectivos, son casi igual de peligrosos que los reales. 
La histeria colectiva es horrible.

Hace pocos días, en una estación del metro de Barcelona (mi parada, por cierto) vivía uno de estos sucesos de histeria colectiva y estampida humana. Lo vimos por las noticias, en un momento podría haberse creado el gran desastre, la gente cuando corre huyendo de algo, no mira por donde pasa, ni a quien pisa, olvida las prioridades, los niños son la principal prioridad, pero en un momento así...es el sálvese quien pueda, y no hay más.

El suceso del metro quedó en una anécdota, en un susto, resultó ser un hombre ebrio que amenazaba con tirarse a las vías, allí estaba la guardia urbana y la seguridad del metro, también los mossos porque ese es un "punto caliente de alerta", así que en un forcejeo entre voces, el momento llevó a la confusión y con que sólo una persona respondiera a eso con un grito, un sobresalto...la estampida ya estaría garantizada. Y así fue.

Circula un vídeo por Internet de este suceso, se pueden escuchar los principales gritos que parecen de una mujer. Tras esos gritos todo el mundo empieza a correr, sin mirar...saltando las vallas, las taquillas, no ocurrió nada grave de milagro, pero la escena es escalofriante.

Mi hija escuchando por la tv esta noticia, en cuanto oyó qué parada era empezó a decirme nerviosa :

-El papa está a salvo, el papa está a salvo?

A pocos días de este suceso, hemos vivido uno similar mi hija y yo anoche.

El calor sofocante nos llevó a un centro comercial muy grande en Barcelona, entre tienda y tienda, helados y juegos, pasamos la tarde.
Después mi hija quiso cenar un burger, y allí nos fuimos.

A esa hora estaba lleno de familias con sus hijos, hicimos mucha cola, pero no teníamos prisa y se estaba fresquito.
Cuando ya me estaban atendiendo y me dispongo a esperar mi pedido, oímos todo el mundo una gran estruendo, pero seguía sonando algo así como una traca. Al principio yo no le doy importancia, pero estoy mirando al tumulto de gente sobresaltada, como hacemos todos, hacia la entrada.

De repente empieza a entrar gente gritando, corriendo, me quedo estupefacta por unos segundos, buscando una explicación, agarrando a mi hija fuertemente, pero la gente sigue corriendo hacia dentro, muchos gritos, cosas que se caen, gente que salta por encima de las mesas huyendo de algo y huyendo de esa gente que se vuelve como loca.
Imaginaros tranquilamente cenando con tus hijos y de repente una estampida...agarras a tus hijos y a correr para salvarlos. Así fue.

Tengo la imagen de un hombre con un bebé que pasó sobre las mesas...gente tirada bajo ellas...y yo...
agarré en brazos a mi hija, y corrí hacia dentro, buscaba el wc, pero estaba todo el mundo allí concentrado, por el suelo incluso, tirados , arrinconados en el pasillo...no se podía pasar. Buscaba un armario o algo para meterla, pero nada...así que por un momento pensé que ya no había salida...qué podíamos hacer?

Hice lo que vi, nos acurrucamos en el suelo, ella debajo de mi, mientras no dejaba de preguntar qué pasaba...cariño, la gente se asusta por un petardo, no pasa nada...tranquila.

Los gritos seguían, la gente en histeria colectiva, yo hasta escuchaba "disparos"· seguramente ya imaginarios. Y es que creí que entraba un tío pegando tiros y que ya se terminaba ahí...horrible.

Cruzamos la mirada de terror el hombre que estaba a nuestro lado con su hijo...agachados, refugiados tras una esquina ridícula...sus ojos y los míos reflejaban lo peor.

No lo voy a olvidar fácilmente.

El personal se escuchaba gritart desde el mostrador :
Cerrar la puerta! cerrar la puerta!!
Pero no tengo ni idea si se cerró o alguien lo escuchaba.

Al final todo fue un puto foco, nos dijeron, tranquilos, no pasa nada, todo está bien. sin más explicaciones...
Escuché a alguien preguntar si había algún herido...pero yo me quedé estupefacta, sin poder salir fuera, por si acaso...
Así que más de medio local se vació después de eso, pero nosotras nos quedamos...sin movernos del fondo, con alguna gente que quedaba allí. Hasta que entró gente muy normal y pudimos preguntar...

No había pasado nada, petó un foco y al caer la gente que había allí empezó a gritar...así que una cosa llevó a otra y al final el que no había visto lo sucedido...siguió corriendo por inercia, y el sálvese quien pueda es refugiarse en dónde pilles, así fue...empezó a entrar todo el mundo corriendo al burger. Y ahí todo se desbordó.

La supervivencia al final...es lo que cuenta.

Después, un bajón, un temblor de todo el cuerpo...unas ganas de llorar del miedo, de la impotencia y de temerse lo peor. Y todo con mi hija allí!

Hice lo posible por recuperar la normalidad, como todo el mundo, mi hija se guía por lo que ve en mi, así que no lloré...me aguanté y estuve hablando con ella de otras cosas, haciendo de tripas corazón, pero dando gracias de que todo fuera un susto y no más.

Aún así, para mi fue tan real como para el resto. Fue una situación al límite, y fue horrible. Ahora la recuerdo como una pesadilla.
Al volver a casa, mi hija me preguntaba sobre ello, me explicaba que la gente se había escondido bajo las mesas, que se dio cuenta que yo la protegía pero que no entendió nada, así que le expliqué lo que había pasado.
Y además le dije, que si alguna vez, alguien de la familia, su padre, sus abuelos, tíos o yo , le decimos que se quede en un sitio sin moverse, aunque esté a oscuras, que se quede, que no se mueva de ahí porque iremos a buscarla después. Que eso pasa en algunas películas y que siempre hay que hacer caso...le dije.
Suena duro, pero sentí que tenía que hacerlo, porque después de esto, ya no sabes en qué te puedes encontrar, la gente está muy loca y asustada...los niños han de saber qué hacer en un caso así.
Es mi opinión.

Uffff....

lunes, 22 de febrero de 2016

Sin metas y sin retos = sin estrés



Estaba entre "dejar el blog temporalmente, o dejarlo para siempre" y creo que lo averiguaré sobre la marcha.

Es cierto eso de que cuando los niños crecen los blogs desaparecen...bueno, esto se me ha ocurrido ahora, pero en realidad conozco varios blogs que conforme los niños fueron creciendo o los dejaron o cambiaron totalmente la temática, y es que esa es otra opción.

Porque claro, yo ya no estoy en la etapa de hablar de los pañales que usa mi hija, o de sus primeros pasos o si le doy teta o bibe, todo eso ya quedó atrás pero, y ahora qué?

Mi hija se está convirtiendo en una señorita preciosa e inteligente, y cada vez necesita que su madre le dedique más tiempo, no es que antes no le dedicara, la diferencia es que antes era un bebé e iba allá dónde yo iba y ahora yo voy donde ella va...porque sus necesidades son otras distintas. Digamos que ahora hablamos mucho más y compartimos muchas cosas que de bebé no se podía, simplemente cada etapa tiene lo suyo, lo normal, y esta etapa la quiero vivir a tope junto a ella, siempre.
Y las redes sociales, el blog, el móvil y un largo etc me quitan la energía que puedo aprovechar para hacer lo que realmente me gusta de verdad. 

He pasado unos días desconectada de todo lo relacionado con facebook, twiter, instagram y el blog, nada como unos días para darme cuenta de todo lo que puedo hacer en su lugar, el día al final cunde.

El principal motivo ha sido una nueva visita a quirófano para extirpar un pólipo de 3cm que bien podría haber tenido otro desenlace peor, ha sido algo causado por los daños colaterales de un tratamiento que recibo para mantener a raya el cáncer de mama. Y ha sido otro gran susto para mi y para mi familia. Ahora tengo que tomar un decisión que los médicos me han expuesto, y no está siendo fácil, sobre todo porque decida lo que decida, no sabré si será lo mejor.

Pero no os voy a  engañar, la vida 2.0 está ahí, presente siempre, y más cuando sabes que te conecta con las personas que quieres.

Ahora yo también estoy en una etapa de reflexión, hay un "antes y un después" en mi vida tras el cáncer, necesito tomarme mi tiempo para buscar lo que quiero hacer en la vida, necesito cuidarme, mi cuerpo lo pide a gritos, no es que lo haya maltratado yo, pero ahora necesita mucho más mimo que antes y ahora lo escucho, o empiezo a hacerlo.

Ahora necesito hacer otras cosas que antes ni siquiera hubiera pensado que algún día haría. 

Quiero aprovechar el tiempo haciendo lo que realmente me gusta, y quiero descansar cuando mi cuerpo lo necesite, y si tengo que parar no quiero tener que dar explicaciones de nada,escucharé las señales que mi cuerpo me envía y aprenderé a ponerle solución.

Si antes ya me cuidaba y no uno,sino dos cánceres me han puesto la vida patas arriba, ahora tengo que cuidarme mucho más y conseguir volver al camino que dejé a medias, porque dejé mucho a medias, es normal cuando de un día para otro la vida te da un vuelco, que todos los planes se van al traste, ahora cuesta más volver, todo pasa factura y no es fácil, pero me siento con fuerzas, paso a paso, día a día, sin metas y sin retos. Todo lo contrario que el resto del mundo. La vida y yo.

Suena muy filosófico, lo sé, pero al final es la pura realidad, lo escribo como lo siento.

Mientras siga teniendo ganas de escribir, el blog seguirá activo, esto seguramente sólo sea un punto de inflexión, que de vez en cuando es hasta bueno ;)





lunes, 11 de enero de 2016

La carta que dejó Papá Noël a mi hija



Sé que vino bien que PapáNoel escribiera una carta a mi hija, mi hija al encontrarla abrió los ojos como platos, sólo la mirada lo decía todo, era emoción en estado puro, pero también estaba algo "preocupada" porque no sabía lo que se iba a encontrar al leerla.

Y esto fue lo que encontró...

Hola pequeña Maria,

soy PapáNoel y además de dejarte algún relagito he pensado que era buena idea dejarte esta carta.

Verás...

Sé que eres una niña muy buena, pero como es normal a tu edad, también sé que cuesta mucho portarse siempre tan bien, tranquila, entiendo que de vez en cuando te portes un poquito mal, pero me gustaría muchísimo que hicieras caso y que cuidaras mucho a papá y mamá, tanto como ellos cuidan de ti porque quieren lo mejor para ti,  igual que tu quieres lo mejor para ellos porque los quieres mucho.

No los hagas enfadar demasiado, porque tu sabes que mientras todos estéis felices la vida es mucho más bonita y las cosas son mucho más sencillas, verdad que sí?

También quería decirte que te vigilo, como a todos los niños del mundo!!!
Y he visto que todavía duermes con mamá.

Tienes una cama muy bonita que papá y mamá compraron para ti con mucha ilusión para que tu pudieras dormir en tu habitación. Maria, ya no eres tan pequeña, tienes 5 años, y papá y mamá están contentos y felices de verte crecer sana y feliz, si duermes en tu cama te van a querer igual, esto no lo dudes nunca.

Eres una niña muy inteligente y sabes que tienes que hacerlo un día u otro, así que yo te diría que después de fiestas vuelvas a tu preciosa habitación de cuento de hadas , a tu camita de princesas donde tendrás sueños mágicos y en dónde tú siempre serás la heroína de todas tus aventuras.

No cuesta nada intentarlo, venga Maria, que mamá te seguirá queriendo muchísimo.

Yo volveré a pasar por tu casa el año que viene, así que espero que pienses en todo lo que te he dicho y que emprendas el nuevo camino con mucha ilusión, no olvides nunca que yo estoy en todas partes, que soy mágico y que aunque no sea siempre 24 de diciembre estaré cerca, porque como bien te dicen papá y mamá, mis amigos Sus majestades los Reyes magos de Oriente y yo  siempre estamos vigilando a los niños.

Deseo que disfrutes de todos los regalos que te dejo, es justo lo que me pedías el otro día...

Cuidate mucho y haz caso a tu familia que siempre quieren lo mejor para ti.

Feliz Navidad Maria, hasta el año que viene!
PapáNoel, Ho Ho Ho!!!


En realidad a mi no me importa tanto que siga durmiendo en mi cama, conmigo, pero también me hace ilusión que utilice su cama para algo más que estar de adorno.
La Princesita fiera a los 3 añitos dejó de dormir en su camita porque yo me puse mala y no podía estar pendiente de levantarme si ella me reclamaba por las noches, así que yo fui quien la trasladé a dormir conmigo, por lo menos fue la intención hasta que yo dejara la quimioterapia y me sintiera más fuerte, el tiempo ha pasado, yo estoy bien, pero ella ahora no quiere irse...
Dice que hará caso a Papá Noel, pero la cuestión es cuando...jejeje

Mientras tanto seguiré disfrutando de su compañía, de sus patadas y golpetazos, y a pesar de que la cama es grande y yo solo utilizo el borde, sin ella quedaría vacía.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Un año más, FELIZ 2016!



Otro año que dejamos atrás, otro año vivido, disfrutado y aprovechado al máximo junto a mi hija, mi familia y mis amig@s. El tiempo pasa y la vida sigue, un año que se va y otro que está por llegar, a poquitas horas ya por cierto...lo tenemos encima.

Yo también hago un poco de balance del 2015.
El 2015 me ha traído cosas buenas y otras que no tanto, pero ha sido mucho mejor que el anterior, en cuestión de salud seguro.

He perdido cosas y ganado otras, he caído (y nunca mejor dicho) y me he vuelto a levantar, pero al final todo sigue su curso y no puede ser de otra manera.

Mi hija no deja de aprender y sorprenderme día a día, este año ha aprendido a escribir y leer, hemos pasado de leerle yo los cuentos, a leérselos ella misma.Todo un gran paso.

Mis padres y mis hermanos están bien de salud, toda mi familia en general lo está. Yo estoy bien, con mis daños colaterales que son bastantes tras pasar 2 cánceres, pero sigo aquí y eso es lo importante, porque puedo seguir compartiendo la vida junto a los míos y ver crecer a mi hija sana y feliz, no pido más.

El 2014 me deja muchas alegrías y me ha traído nuevas amistades, amistades que sé que van a perdurar en el tiempo. 
He conocido a gente maravillosa , yo ya no estoy para conocer a mala gente, ahora decido a quien quiero, cómo y cuando.

No me ha traído AMOR con mayúsculas, no puedo decir que me he enamorado y enloquecido, no...eso no ha llegado todavía a mi vida, quizás un día llegué o quizás no, pero voy a vivir el día a día sin esperar nada, lo que tenga que ser será.

Voy teniendo trabajo y tengo proyectos en mente que espero que vean la luz en el 2016, tengo mucho por vivir, por recorrer, por divertirme y compartir.

Uno de mis nuevos retos para el 2016 es  recorrer el camino de Santiago junto a grandes amig@s que también han seguido a mi lado en el 2015.
Y otro reto importante es seguir bajando el peso que tanto tratamiento tóxico me dejó.

No puedo decir que voy a dejar de fumar porque ahora hace justo 6 años que lo dejé, y nunca he vuelto a caer, solo necesité algo muy fuerte para proponerme conseguirlo: amar incondicionalmente, amar a mi hija desde el primer momento que supe que la llevaba en mi vientre. Si quieres conseguirlo tu también piensa en los que más quieres y lo conseguirás.

El 2016 está a la vuelta de la esquina...Y SOLO QUIERO PROYECTAR EN POSITIVO


Pido un año más SALUD, para mi y para los míos, porque con SALUD todo lo demás lo puedes conseguir.
Siempre que llega este día me viene a la mente una única canción, una canción que lo dice todo, que además es para muchos (y para mi también) el himno de fin de año, la canción UN AÑO MÁS de MECANO, recuerdo perfectamente aquel fin de año del 88... todavía era yo pequeña y me quedaba en casa viendo la programación especial "Fin de año".
Con ella me despido del 2015 y le doy la bienvenida al 2016.


OS DESEO A TOD@S FELIZ AÑO NUEVO 2016!!!


viernes, 13 de noviembre de 2015

Sentido y sensibilidad



La Princesita Fiera, entre un conjunto de cualidades tiene 2 que llaman mucho la atención y son su sentido del humor, y su sensibilidad emocional.

El sentido del humor que tiene supongo que le viene de fábrica, en mi familia todos son la caña del humor, creo que si juntamos unos cuantos tendríamos un club de la comedia en toda regla, nos tronchamos hasta por What's app, es una buena terapia, incluso a veces cuando tengo un día tonto, es ver a uno de mis primos(por ejemplo) y echarnos unas risas solo con mirarnos,hay momentos que una hasta duda de si lleva algo pegado en la cara, porque no es normal, ya os lo digo, y esto solo con mirarnos, si abrimos la boca para decir "Hola"ya ni os imagináis! y es que con muchos miembros de mi familia no puedo ni seguir una conversación sin llorar de la risa. 

Pues mi hija tiene esa parte de mi familia bien desarrollada también, la parte de familia de su padre no son muy risueños, tiran más bien a serios, casi somos de un extremo a otro.

Que mi hija sea tan risueña dice mucho de ella,  le ha tocado vivir situaciones no muy corrientes en poquito tiempo, ya sea mi enfermedad como la separación de sus padres con tan solo 3 añitos, todo junto. 
Por tal situación vivida podría ser una niña con algún trauma, una niña con "problemas" pero por suerte no lo es, y en parte se debe a que siempre se lo contamos y le damos explicación de todo, no le escondemos la realidad. Cuando me diagnosticaron el cáncer de mama la cogí un día y le expliqué todo lo que me pasaría, con palabras que ella entendiera, pero lo básico estuvo presente, mamá tiene cáncer y es una enfermedad muy fea, pero no tienes que preocuparte porque me voy a poner bien...AQUÍ podéis leer lo que en su día escribí de cómo se lo conté a mi hija, os confieso que ahora, al leerlo de nuevo, me ha removido todo por dentro, me he tele transportado a aquel momento en que tenía a mi hija delante, mirándome fijamente ...ufff.

Lo mismo exactamente hice cuando me separé, se lo expliqué de manera muy natural, y durante varios días fui soltándolo de manera sutil para que al final lo viviera de la manera más "normal" posible, y así es. No negaré que durante 3/4 meses por tanto motivo de cambio junto no lo pasara mal, porque estaría mintiendo, lo pasó muy mal la verdad, pero por suerte el tiempo puso todo en su lugar y aceptó esos cambios en su casa y en su día a día. 
Es bastante madura para su edad, siempre me ha sorprendido la capacidad que tiene tanto de escuchar como de seguir una conversación, desde bien pequeñita, y sigo pensando que en esto también tiene que ver el que se lo contemos todo tal como es.

La otra parte que tiene más "sensible" la tiene muy desarrollada también, es una niña que se emociona con una historia, con un gesto, con un recuerdo, ella misma te dice que "se emociona" y cuando lo hace le ruedan lágrimitas por sus mejillas, es impresionante.

Recuerdo este verano leerle un trocito de la entrevista que me hizo Michelle de Diario de mujer, creí que le parecería interesante y tampoco fui muy consciente de que ella recordara todo tan bien, creí que podía haber hecho memoria selectiva o que quizás lo que sucedía con 3 años lo olvidaban con 5, pero no. 

Le leí este trocito:

D.M.: ¿Cómo gestionaste la maternidad con tu proceso de recuperación? ¿Tu pequeña era consciente (dentro de su corta edad) de lo que ocurría? 
(...)
Le conté todo desde el minuto 1, le hablé de lo que es un cáncer y le expliqué que durante algunos días iba a estar malita o cansada para salir a jugar al parque, ella iba a ver cosas que no iba a entender, su mami iba a quedarse calva, ella no lo entendería, así que la previne, y aún así fue un palo bestial para ella, no le gustó nada verme sin pelo, estaba muy fea, me decía…ponte el pelo mami, póntelo…y así fui en busca de una peluca lo más parecido a mi estilo, y la llevé durante un tiempo, hasta que ella se acostumbró y entonces empezó a ser ella la que me quitaba por la noche la peluca al acostarla y pasaba sus manitas por mi calva diciéndome que era la mami más guapa del mundo…pero hasta llegar a ese momento, antes pasamos por varias crisis, me veía hinchada, sin cejas ni pestañas, ni un pelo en todo mi cuerpo y ella me decía antes de acostarla que le enseñara las fotos de su “otra mami” con pelo, así que tuve que enseñarle durante muchas noches  antes de acostarse mis fotos de antes, con mi melena y mi buena cara, claro.
(...)
Pues no terminé de leérselo porque cuando me giré para mirar su reacción me di cuenta de que por su mejilla rodaban unas lagrimitas, al verla me acerqué y la abracé, le dije que no sabía que eso le afectara porque creí que no se acordaría bien, y me decía que se acordaba de todo perfectamente, que por eso se había emocionado, le pedí perdón por hacerla llorar y me dijo...sigue leyéndome mami, no pasa nada, me gusta escucharte.

Esto es solo un ejemplo, pero la verdad que hay varias cosas que la emocionan sorprendentemente. Tiene este sentido muy desarrollado.

Y a vuestros hijos le contáis todo de manera natural? o por el contrario ¿sois de l@s que "escondéis " la realidad y la disfrazáis tanto que al final ni tú sabes dónde está el problema ?




LinkWithin

Related Posts with Thumbnails