viernes, 14 de noviembre de 2014

Cuenta la historia...

 
 
Cuenta la historia, que hace unos años , en una gran ciudad, vivía una linda joven que estaba peleada con las injusticias, y siempre que tenía ocasión se metía en cualquier embolao...un día se creyó más lista que sus padres y a pesar de la de veces que sus padres la habían advertido sobre los peligros de la vida...ella no quiso hacerles caso.
 
Tu no puedes salir por la noche, tú no puedes salir hasta tarde, ¡a las 9 en casa y no se hable más! que no sabes los peligros de la vida, y pueden pasarte muchas cosas malas. 
 
Era la única mujer entre sus hermanos varones, todo era injusto para ella, ella tenía que hacer las tareas del hogar con su madre, mientras sus hermanos se quedaban sentados viendo la televisión, o jugando por ejemplo, y no lo podía soportar, porque ella luchaba contra esas normas impuestas en esa casa, en ese mundo en el que vivía...era en contra de su forma de ser y pensar...
 
Si ella quería salir a bailar con los amig@s del lugar, tenía que estar con toque de queda en casa, clavada como un reloj, pobre de ella que el autobús la dejara en casa con retraso, no importaba si tenía que volver sola, en lugar de acompañada por el resto, la cuestión era llegar a la hora señalada.
 
Para cruzar la ciudad hasta la sala de baile tenía una hora de camino en bus...casi era llegar a destino y tener que volverse...así con todo.
 
Y un día se cansó...ella no entendía porque sus lindas y jóvenes amigas eran ya mujeres adultas, sin toque de queda antes de las 12 o la 1 de la madrugada, incluso más.
 
¿Porqué ella tenía que pelear tanto para conseguir una tarde de cine con amigas, o para ir a una fiesta de cumpleaños a celebrarlo a un  restaurante, o para irse un fin de semana a la costa a divertirse con los amig@s.?
 
Que injusto era todo...que tonta le hacían sentir, que mal preparada salía al mundo, a ese mundo donde las noches eran con drogas, con alcohol y con sexo...era un mundo malvado, no apto para una joven tan linda, únicamente era apto para animales entrenados para cazar sus presas...pero esas presas debían salir preparadas para no resultar fáciles de cazar...y a ese linda joven no le estaban enseñando lo básico, sino simplemente le exponían lo malo que era el mundo, lo peligrosa que era la gente de la noche...decían que ella no estaba preparada para ese mundo...ese submundo.
 
Sus lindas y jóvenes amigas se reían de ella, era la chica "entre algodones" unos algodones que no salían de casa, para ella era como estar en un bote hermético y ver la vida pasar. Ella quería salir y disfrutar de la vida, tener experiencias buenas y malas, caerse y levantarse pero sobre todo quería vivir más allá de ese mundo de protección que sus padres le habían fabricado.
 
La linda joven se creyó mujer y quiso demostrar que ella no era como sus padres creían que era...tan inocente, sino que ella era tan adulta como cualquiera y más lista que nadie.
 
En contra de las normas de su padres, a las cuales se revelaba constantemente, ella alzó el vuelo y echó a volar...
 
Y creyéndose más lista que nadie se las ingenió para preparar el que ella pensaba que sería el mejor fin de semana de toda su vida, lejos de la protección de sus padres, de esas cuatro paredes que la asfixiaban, lejos de su hogar.
 
Los padres de la linda joven siempre querían saber con quien iba, y donde iba a  estar, quería datos y teléfonos. Así que ella se lo proporcionó todo, todo lo ató para un fin de semana que prometía mucho.
 
Un cumpleaños falso en fin de semana, falso el lugar, falso los asistentes y falso el teléfono y la dirección.
No salió más que con lo puesto para una noche y se fue para dos días.
 
La linda joven no imaginaba que aquel iba a ser el peor fin de semana de toda su vida...tenía tanta ilusión, se sentía tan bien...se sentía libre. Poder decidir por ella misma, poder disfrutar de esa libertad como cualquier adulto, era de ensueño.
 
Drogas, sexo y alcohol es lo que aquella noche encontró, ella dijo "NO" a las drogas mientras sus amig@s decían "SÍ", pero la noche la sedujo y el alcohol, al que no estaba acostumbrada, se la llevó hasta la pista de baile, convirtiéndose en presa fácil para cualquier lobo.
 
Ella se sentía la reina de la pista, la reina de la noche...no tenía sueño, solo quería disfrutar...bailar, vivir...
La noche acabó muy mal...el fin de semana acabó muy mal y no hacía más que pensar en sus padres, en cuantas veces la habían advertido, en cuanta razón tenían... la linda joven se vio perdida en un mundo cruel en el que no era nada de lo que parecía ser.
 
Quería... deseaba volver a casa, pero no podía, había preparado todo un fin de semana inolvidable supuestamente en casa de una amiga celebrando su cumpleaños con amigos y su familia...si regresaba antes se podía destapar todo el pastel, así que aguantó toda la noche y todo el día siguiente...
 
Y lo que mal empezó, peor acabó...
 
Cuenta la historia que desde ese fin de semana desapareció por y para siempre aquella linda joven inocente, su ángel se esfumó para dejar paso a una mujer revelada contra todo... revelada contra el mundo, dejó de ser princesa para convertirse en adulta, eso que tanto había anhelado y a lo que había llegado en un fin de semana a la fuerza, aprendiendo y padeciendo las peores cosas que jamás había imaginado.
 
Su vida ya no era su vida, según creía la había perdido aquella noche, en aquella "fiesta" y ahora vagaba como alma en pena en las rutinas de su "otra vida".
La linda joven ocultó lo ocurrido a sus padres, de nuevo les mintió, fingió haber pasado el mejor fin de semana de toda su vida, fue maravilloso...les decía al llegar..
 
Y se acostó...
 
Esa noche maldijo a su padres, para ella eran los culpables de todo lo ocurrido...los culpables de toda esa mentira que ella organizó con maestría, hasta el último minuto horrible de ese fin de semana.
 
Lloró contra la almohada...y pensó que ojalá pudiera volver atrás...y escuchar lo que sus padres le habían dicho siempre, pero como ya era demasiado tarde, en aquel momento solo deseaba morir...porque en el fondo...y muy en el fondo...todavía quedaba algo de esa linda joven inocente y dulce en su interior.
 
Quiso morir ...y así lo hizo.
 
Cuenta la historia que no pudo soportar la pena y la rabia y sabía que ya era tarde para volver atrás.
 
Pero después de aquello sobrevivió y  pensó que sus padres tenían razón, que el mundo era cruel, pero solo con aquellos que no salían preparados para vencer, que el error de aquellos padres fue proteger en exceso...sin dejar que echara a volar cuando realmente tendría que haberlo hecho. Lo que sus padres olvidaron es que es tan malo prohibir y proteger como dar la llave de casa a un hijo y echarte a dormir.
 
Por suerte, un tiempo después, la adulta y dura mujer fue rescatada por un apuesto príncipe con el que acabó compartiendo su vida, y solo él consiguió que de nuevo,  aflorara aquella linda joven dulce e inocente, pero eso sí, cuenta la historia  que siempre llevó un arma cargada en el liguero, por si la ocasión lo requería;)
 
 
 
 
 
 
 
 

6 comentarios:

  1. Menuda historia... no puede ser totalmente inventada....
    A mí me rescató de verdad un "príncipe de cualquier color".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Ariel pop, no puede serlo, porque es todo verídico;)
      Tu príncipe de cualquier color???jajaja de qué color es?

      Un abrazoooo

      Eliminar
  2. Que cierto... Y que triste que haya sido así :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, pero de aquello aprendió;)

      un abrazo

      Eliminar
  3. Me quedo con una gran verdad... tan malo es proteger en exceso como dar absoluta libertad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, ahí está el problema, así que es para tenerlo en cuenta las que somos mamis.
      Un abrazo

      Eliminar

Hay algo que quieras compartir conmigo?pues adelante, este es tu sitio.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails