viernes, 6 de noviembre de 2015

Cáncer de tiroides y tratamiento con Yodo I-131



(...)
Si ya leíste el anterior post AQUÍ, seguramente estés muy intrigado en saber cómo continuaba y en qué se basa el tratamiento para un cáncer de tiroides.

Recordamos que el ingreso se hace en un hospital preparado para soportar dosis altas de radiación, con habitaciones cerradas y con paredes de plomo. No puede hacerse en cualquiera.

Cuando ingresas en dicha habitación te cuentan que te van a tener aislada 3 días, pero que no te preocupes, porque con esa cámara que ves sobre tu cama te están vigilando las 24 horas del día. Si ocurre algo fuera de lo normal, lo ven. 

La habitación es pequeña, con baño incorporado y sin ventanas "reales", son de luz artificial. Pero esto ya lo expliqué.

Al ingresar te llevan directamente a tu habitación y antes de cerrarte la puerta te dan tu dosis de Yodo I-131. 
La manera de administrartela no es intravenosa, es oral. Abres la boca y con una especie de tubo gigante te lo meten a presión. Como si dispararan una pistola para que entre directamente, no hay ningún contacto con dicha pastilla ni por el médico ni por ti, pero entra directamente a tu estómago.
y allí te quedas, esperando ver qué efectos te va a dar y esperando que cumpla su función, evidentemente.
Estás sola, día y noche. Tienes un tf fijo para comunicarte con la familia que realmente te viene muy bien. Pero los efectos se empiezan notar en seguida y no tienes ganas de nada, además de que es prácticamente imposible poder hablar.
Un sabor constante a metálico en la boca, toda la comida te sabe asquerosa, durante mucho tiempo, sosa, insipida por más sal que le pongas.
Mi cuello se hizo tan ancho como casi mis hombros, no estoy exagerando, se me hizo una enorme papada, era un cuello inflamado de una manera tremenda. Y muy doloroso, no podía apenas tragar ni girar la cabeza, y hablar ya era algo muy difícil.
Dolor de cabeza constante. 
Inflamación de abdomen y algún que otro efecto colateral.
Sin olvidar que toda tú eres radioactiva por completo.
Esto es como todo, supongo que habrán pacientes que no reúnan tantos efectos y otros que sí. Pero radioactivos lo estamos todos.

A mi me traían la comida abriendo una puertecita pequeña , pero si a veces me la entraban me pedían que me pusiera tras el muro de plomo para que pudieran entrar y me la dejaran sobre la mesita. Además que llevaban un delantal de plomo también.
Te van preguntando por unos altavoces cómo te encuentras, y si lo consideran, envían al médico para que te revise si todo está dentro de la "normalidad".

3 días así.

El tercero vienen, te pasan una detector de radiación por todo tu cuerpo (sí sí, como en las películas) y comprueban que estás bajo mínimos, que la radiación que desprendes es baja. Y al día siguiente sales, eso sí, con toda una serie de recomendaciones que alucinas.
Durante 15 días procura no salir a la calle, no cojas metro, ni bus, no te rodees de niños, ni embarazadas ni de gente mayor. No estés al lado de nadie.
Todo lo que uses en casa, utensilios como cubiertos y etc, que sean de un solo uso, tu ropa lávala separada del resto. Todo el material de hospital que necesites usar no lo tires al container, hay que llevarlo al hospital y ellos se encargan.
Si usas el Tf, luego hay que desinfectarlo por si lo usa alguien después de ti. Si estás compartiendo cama con tu marido, ya no lo hagas durante esos 15 días, y si seguís en la misma casa, no estéis en la misma habitación.
En fin, no toques ni estés con nadie en todo ese tiempo.
Y así fue, confieso que casi al final ya no pude más y me vine abajo, necesitaba contacto humano, y todavía recuerdo que mi marido al escucharme llorar se acercó, me abrazó y dijo:
Que le den por culo a la radiación, esto es inhumano!
Lógicamente yo le pedía que se alejara de mi, que era arriesgar y etc...pero ni caso, además me quedaban ya sólo 2 días para salir de aquel encierro,

Yo después de este tratamiento tuve muchos daños colaterales, estuve un año con un problema de parotiditis bilateral muy grave.
Mi útero se llenó de tumores, benignos, pero  tumores, y pasé en dos ocasiones por quirófano por este asunto .Se me tumoró una amigdala y también tuvieron que intervenirme para quitarla y un sinfín de cosas que hicieron que mi calidad de vida disminuyera de una forma que daba vértigo.
Y tuve muchísimos problemas con mi fertilidad tras este tratamiento y las intervenciones de útero.

Pero la función que tenía que cumplir, la cumplió, no quedó rastro de aquel cáncer, desapareció por siempre.
El precio por este tratamiento fue salvar mi vida, pero a costa me llené de patologías médicas que llevo arrastrando desde entonces. Al final una convive con todo, y más o menos lo tenemos controlado. Desconozco si hay otros casos que hayan pasado por esto y que no tengan secuelas. Es todo un conjunto.

Este tipo de cáncer también se dice que puede producirse a la larga si te has visto expuesto a muchas placas (radiografias) de pequeña, yo lo estuve, ya que de pequeña ya tenía problemas de espalda.
Mi cáncer de mama llegó 8 años después de sufrir el de tiroides, algunos creen que tiene relación y otros no. Otros opinan que solo es "mala suerte" o incluso hay quien se ha atrevido a afirmar que ha tien relación con tratamientos de fertilidad, esto ya lo hablé en su día AQUÍ.

Quiero dejar claro que esto es contado siempre en primera persona, yo hablo de mi caso, que es el que conozco bien, lo que no significa que a otr@s pacientes les haya ocurrido lo mismo que a mi.

Si quieres saber qué es exactamente el Yodo I 131 entra AQUÍ





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hay algo que quieras compartir conmigo?pues adelante, este es tu sitio.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails